Pittsburgh.- Gracias al brazo derecho de Ben Roethlisberger y al izquierdo de Antonio Brown, los Acereros son campeones de la División Norte de la Conferencia Americana.

Roethlisberger se sobrepuso a un par de pases interceptados y completó dos envíos de anotación en las postrimerías, incluido uno de cuatro yardas a Brown con nueve segundos restantes, para que Pittsburgh superara el domingo 31-27 a los Cuervos de Baltimore.

Brown atrapó el pase del “Big Ben” a unos pasos de la zona de anotación y estiró el brazo izquierdo para anotar. El touchdown coronó un enloquecido cuarto periodo y dio a Pittsburgh (10-5) su segundo cetro divisional en tres años.

De acuerdo con Brown, su compañero Le’Veon Bell pronosticó la jugada decisiva.

“Cuando estábamos junto a los calefactores, antes de la serie final, me dijo ‘vas a ir ahí y a lograr la jugada para ganar el partido”’, relató el receptor.

Los Cuervos tomaron la delantera con un acarreo de 10 yardas del fullback Kyle Juszczyk por el centro del terreno, a 1:18 minutos de la finalización.

Pero Roethlisberger guio con serenidad a los Acereros en un avance de 10 jugadas y 75 yardas. Las últimas cuatro llegaron por cortesía de Brown, quien forcejeó con un par de rivales que trataban de derribarlo y aseguró que los Acereros llegaran a los playoffs por tercer año consecutivo.

Fue una jugada que los compañeros de Brown habían visto muchas veces, pero nunca en un partido en el que Pittsburgh se jugaba tanto.

“Así es AB”, dijo su compañero receptor Damarcus Ayers. “Lo hace mucho en las prácticas, así que no nos sorprende que lo haga en un partido. Pero en un momento particular como éste, lo volvió a lograr”.

Los Cuervos (8-7) quedaron eliminados oficialmente cuando un pase de Joe Flacco desde el medio campo fue interceptado en la última jugada.

Gracias a la derrota de Baltimore, Kansas City aseguró un boleto en la postemporada.

Comentarios

Comentarios