Cachorros de Chicago domesticó a “la cabra” y vuelve a la Serie Mundial

Cachorros en Serie Mundial y no es Photoshop

(Fotografía: Chicago Cubs)

 

Redacción El Tijuanense | Por: Antonio Ramírez Águila

Chicago.- Luego de 71 años de maldiciones de todo tipo, frustraciones, cabras, gatos negros y hasta “cruzazuleadas” la novena de los Cachorros de Chicago (4-2) podrá volver a soñar con otro anillo de Serie Mundial al batir a los Dodgers de Los Ángeles (2-4) por pizarra de 0-5 en un pletórico Wrigley Field que se rindió a los pies del abridor Kyle Hendricks.

El estelar de los Dodgers, Clayton Kershaw tuvo una pésima salida, siendo dañado desde el primer bateador enfrentado. Dexter Fowler le pegó al texano un doble de terreno y de inmediato, Kris Bryant lo remolcó con sencillo al jardín derecho. Como si no hicieran falta más problemas, un error de fildeo de Andrew Toles provocó que Bryant llegada a la antesala tras un cañonazo de Anthony Rizzo y desde la tercera colchoneta, llegar al plato con elevado de sacrificio de Ben Zobrist.

Sin embargo, el abridor de Cachorros Kyle Hendricks tuvo una gran noche al realizar una gran labor trabajando siete entradas y un tercio en las que tan sólo aceptó dos hits, no dio ninguna base por bola y ponchó a seis oponentes, definitivamente, el universo conspiró a favor de los hasta ahora “adorables perdedores”.

En el segundo rollo, Addison Russell le pegó otro doblete a Kershaw para abrir el orden al bat, pero a pesar de que Albert Almora y Kyle Hendricks fueron retirados en orden, Dexter Fowler lo llevó a la tierra prometida con imparable al izquierdo.

 

En el cuarto episodio, Wilson Contreras desforró la pelota con un home run solitario y en el quinto capítulo, Anthony Rizzo también se voló en solitario la barda para dejar la pizarra 0-5 a favor de los oseznos.

Finalmente, el momento histórico llegó en la novena entrada con Aroldis Chapman que había sido llamado para sacar los últimos dos outs del séptimo rollo. El momento soñado comenzó con ponche para Enrique Hernández, seguido de un pasaporte para Carlos Ruiz, pero cuando tocó el turno para Yasiel Puig, el cubano bateó para double play y así los Cachorros por fin pudieron gritar la tan ansiada victoria.

A partir de este martes iniciarán las hostilidades ante los Indios de Cleveland, otro equipo que padece una larga sequía de títulos, pues no se corona como campeón de las mayores desde 1948

Comentarios

Comentarios