Por AP

Texas.- Harvey tocó tierra en Texas a última hora del viernes, azotando una amplia franja de su costa del Golfo de México con fuertes rachas de viento y lluvias torrenciales del que podría ser el huracán más potente que golpea Estados Unidos en más de una década.

El vórtice de la peligrosa tormenta de categoría 4 llegó a la costa alrededor de las 22:22 horas, informó el Centro Nacional de Huracanes, aproximadamente a 48 kilómetros (30 millas) al noreste de Corpus Christi, con vientos sostenidos máximos de 215 kilómetros por hora (130 millas por hora) e intensas lluvias.

Con el meteoro ya encima, decenas de miles de personas huían mientras Harvey se enfilaba hacia un área de Texas que incluye refinerías, plantas químicas y la ciudad de Houston, la 4ta más grande del país.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, advirtió que la tormenta será “un desastre importante”, y los pronósticos exhibían una escalofriante similitud con las condiciones del huracán Katrina, uno de los más letales en la historia de Estados Unidos.

El centro de huracanes advirtió que Harvey podría causar peligrosas olas – que serían básicamente paredes de agua que llegan a tierra firme – a lo largo de una franja de más de 643 kilómetros (400 millas) desde el sur de Corpus Christi al norte de Houston.

Aunque por el momento las autoridades no confirmaron la existencia de víctimas mortales, a primera hora del sábado comenzaron a aparecer reportes de daños en Rockport, una ciudad costera de unos 10.000 habitantes que está en la ruta de Harvey tras tocar tierra.

Kevin Carruth, administrador municipal de Rockport, dijo que varias personas fueron trasladadas a la prisión del condado para ser atendidas y tratadas luego del colapso del tejado de un complejo de viviendas para mayores. La televisora KIII-TV reportó que 10 personas tuvieron que ser atendidas en la penitenciaría. The Associated Press no pudo contactar con un operario del Centro de Detención de Aransas, en Rockport, pasada la medianoche. Según Carruth, el centro histórico de la localidad también sufrió importantes daños.

En Corpus Christi, la ciudad más cercana al ojo de la tormenta, el viento azotaba las palmeras y las ráfagas de lluvia, que caía casi en horizontal, golpeaban hoteles y edificios de oficinas junto al paseo marítimo de la localidad tras la llegada de Harvey. Los barcos se mecían con violencia en el puerto deportivo pero estaba demasiado oscuro para comprobar si habían roto sus amarres.

Muchos equipos de emergencias no podían actuar a primera hora del sábado por los fuertes vientos del huracán. Melissa Munguia, coordinadora adjunta de emergencias del condado de Nueces, donde está Corpus Christi, dijo a primera hora del sábado que podrían pasar varias horas más antes de que los equipos puedan evaluar por completo los daños en las comunidades costeras.

Azuzado por las cálidas aguas del Golfo de México, Harvey se fortaleció con rapidez, al pasar de la categoría 1 en la madrugada a la categoría 4 en la noche del viernes. Su transformación de ser una tormenta sin nombre a un monstruo peligrosísimo se demoró sólo 56 horas.

Harvey llegó a tierra como el huracán más poderoso en golpear a Estados Unidos en 13 años y el más intenso en azotar Texas desde el huracán Carla en 1961, el de mayor poder en el estado del que se tenga registro. Según lo que indica la presión atmosférica, Harvey empata como el 18vo huracán más fuerte que llega al país desde 1851 y el noveno más poderoso en Texas.

Además de rachas de viento de 209 kph (130 mph) y olas de hasta 4 metros (12 pies), se prevé que el meteoro arroje gran cantidad de lluvia: hasta 914 milímetros (3 pies). Las inundaciones resultantes, dijo un experto, podrían ser “como nunca la hemos visto antes”.

Comentarios

Comentarios