Kansas City, Missouri, EE.UU. (AP).- Los Jefes de Kansas City, que tenían ya en el bolsillo el boleto a la postemporada, recurrieron a Travis Kelce y Tyreek Hill para arrollar el domingo 33-10 a los Broncos de Denver, con lo que eliminaron a los campeones del último Súper Tazón.

De paso, Kansas City mantuvo vivas sus esperanzas de coronarse en la División Oeste de la Conferencia Americana.

Kelce realizó 11 recepciones para 160 yardas y un touchdown. Hill, el otro receptor, atrapó un ovoide y se escapó 70 yardas hasta la zona de anotación, y los Jefes (11-4) derrotaron a los Broncos (8-7), por tercera ocasión consecutiva.

Kansas City puso el broche de oro a la victoria cuando Dontari Poe, tackle defensivo de 346 libras (156 kilos), se colocó en la posición de quarterback y, mediante un salto, lanzó un pase de anotación a Demetrius Harris con poco menos de dos minutos restantes.

Los Jefes tenían asegurado ya el pasaje de comodín gracias a la victoria de Pittsburgh sobre Baltimore por la tarde. Si ganan el próximo fin de semana en San Diego y si Oakland cae en Denver, Kansas City lograría su primer cetro divisional desde 2010.

Obtendría de paso el descanso en la primera ronda de la postemporada y sería local en su primer compromiso de playoffs.

Comentarios

Comentarios