Los “pocho-toros” se coronaron campeones de la zona norte ante los Sultanes por segundo año consecutivo 

Por: Antonio Ramírez Águila

Tijuana.- Por segundo año consecutivo, los Toros de Tijuana (4-2) se coronaron campeones de la zona norte de la Liga Mexicana de Beisbol al repetirle la dosis del año pasado a los Sultanes de Monterrey (2-4) , que esta vez fueron batidos en seis juegos, resultando el encuentro definitivo el de esta noche, imponiéndose la “estampida” por pizarra de 2-4 sobre el diamante del Gasmart. 

Curiosamente, los Toros tendrán la oportunidad de una revancha al enfrentar por segundo año consecutivo a los Pericos de Puebla que también el día de hoy se proclamaron campeones de la zona sur. Horacio Ramírez (2-0)se convirtió en el pitcher ganador al realizar una labor de cinco entradas y un tercio, permitiendo siete hits y solamente dos carreras. 

Por los Sultanes, el turno era para Ángel Castro (0-2), quien cargó con la derrota definitiva tras realizar una efímera labor de apenas dos entradas y dos tercios en la que recibió las cuatro carreras de Toros y cinco imparables. 

Los astados le pusieron número a la casa en la primera entrada al llenar los senderos con par de imparables de José Guadalupe Chávez y de Corey Brown, combinado con un boleto gratis para Roberto López. 

Con ese escenario que pudo haber sido para más, Cyle Hankerd sólo pudo batear para un out forzado en la tercera, pero produciendo la primer rayita. La segunda carrera vino gracias a un fly de sacrificio del “Bronco” Jorge Cantú. 

Los “fantasmas grises” amenazaron con acercarse en el segundo episodio con un home run solitario de Daniel Mayora, y en el tercer rollo los Sultanes buscaron hacer más daño al colocar a hombres en posición de anotar con imparables de Walter Ibarra y de Chris Roberson con un out en la pizarra. 

Aunque se complicó la oportunidad para los regios al batear Ramón Ríos para out forzado, la esperanza regresó al recibir pasaporte Zoilo Almonte, misma esperanza que se desvaneció al irse retirado Luis Juárez al batear a las manos de Isaac Rodríguez. 

Quienes no desaprovecharon su oportunidad para asestar otro golpe fueron los Toros en la parte baja de ese capítulo con un doblete de Jorge Cantú para impulsar al plato a Cyle Hankerd, pero un error de tiro del camarero sultán, Ramón Ríos le permitió al “Bronco” darle la vuelta al diamante. 

En el cuarto episodio, de nueva cuenta la estampida tuvo una oportunidad de oro para embestir de una vez a la novena regia al llenar la casa, pero con dos outs encima, el batazo oportuno no apareció y Jorge Cantú fue retirado. 

Sultanes de nuevo amenazó con acercarse con un bambinazo solitario de Zoilo Almonte, pero a partir de ese episodio, tanto el pitcheo como el relevo de ambas novenas se fajó fuerte y colgó la argolla en los últimos cuatro rollos. 

Jason Urquídez salió en la novena entrada para mantener la ventaja y asegurar la victoria para los Toros al retirar los últimos tres outs, siendo Ramón Ríos el último de la tanda al batear un elevado al central.

Comentarios

Comentarios