El ahora senador de Filipinas volvió al boxeo derrotando a Jessie Vargas

 

Redacción El Tijuanense | Por: Antonio Ramírez Águila

Las Vegas.- La doble cartelera de México-Filipinas en el Thomas & Mack Center de Las Vegas acabó dividida al repartirse en un triunfo por bando y con los dos campeonatos en juego en nuevas manos.

Como entrada se tuvo la defensa del mexicano Óscar Valdez quien retuvo el titulo pluma de la OMB al noquear al japonés Hiroshige Osawa. La pelea culminó en siete asaltos, luego de que Valdez estaba masacrando al nipón. Con este resultado, el sonorense puso su marca en 22-0 con 19 nocauts, en tanto que Osawa cayó a 30-4-4.

En el combate por el título supergallo entre Jessie Magdaleno y el campeón de la categoría Nonito Donaire, y como plato fuerte el esperado regreso de Manny Pacquiao que en su regreso a los cuadriláteros enfrentaría a Jessie Vargas.

Jessie Magdaleno destronó a Nonito Donaire en un tremendo intercambio de golpes que terminó a favor del mexicano por decisión unánime, llevándose a casa el campeonato supergallo de la Organización Mundial de Boxeo. Magdaleno supo aprovechar en su favor los huecos dejados p
or su contrincante en su defensa para hacer daño, pero el campeón no iba a dejar caer su corona sin luchar, brindando un combate sumamente atractivo.

 

CwjGF02W8AAZE4M.jpg

En la pelea estelar, el senador filipino Manny Pacquiao demostró que la labor legislativa no se ha robado sus dotes de boxeador, venciendo al mexicano Jessie Vargas por decisión unánime en un combate de un solo lado, ciñéndose el cinturón de peso welter de la Organización Mundial de Boxeo.

El primer round fue el típico “round de estudio”, pero en el segundo asalto, la pelea comenzó a perfilarse a favor del “Pac-Man” que envió a la lona a Vargas con un gancho, pero el de Nevada se levantó casi de inmediato.

En el cuarto episodio, Vargas parecía reaccionar tras asestarle duros derechazos al filipino, pero el senador seguía mostrándose entero y dominador ante el mexicano que a pesar de tener que ponerse a la defensiva, tampoco estuvo dispuesto a dejarse vencer tan fácil, apostándole todo al contraataque. Sin embargo, en el intercambio de golpes, Vargas salió mal librado en todos sus intentos a pesar de sus duros contactos.

En los últimos dos asaltos, Pacquiao estuvo muy cerca de ganar por la vía del cloroformo, pero Vargas consiguió a duras penas mantenerse en pie ante las embestidas de “Pac-Man” que terminó por ceñirse un cinturón más en su carrera.

Comentarios

Comentarios