cuatro estrellas

Por: Víctor I. Castro | @Chikoelektriko

¡Increíble! Es la palabra que puede resumir a “Jurassic World”, cinta que tiene una trama sencilla de entender, un tema o reflexión en el que no es necesario profundizar para captarlo y lo más importante: con tanto dinosaurio y el efecto nostalgia, nos hace sentirnos niños de nuevo.

Regresamos a la Isla Nublar, lugar donde sucedieron los hechos de “Jurassic Park” en 1993. En esta ocasión, el sueño del Sr. Hammond se ha hecho realidad: un parque temático donde las familias puedan convivir y conocer más respecto a los dinosaurios. “Jurassic World” es una cinta dirigida por Colin Trevorrow y protagonizada por Chris Pratt, Bryce Dallas Howard, Ty Simpkins, Nick Robinson y Vincent D’Onofrio.

La cinta comienza cuando Zach y Gray, sobrinos de Claire Dearing, jefa de operaciones del parque, van a visitarla para que estos den un recorrido por la atracción. Los ejecutivos del parque se encuentran preparando todo para presentar al Indominus Rex, la nueva creación genética, con el fin de asombrar más a los visitantes. Este dinosaurio representará un gran peligro para los turistas de la isla después de que escape.

Los personajes logran generar empatía con el espectador. Chris Pratt ha demostrado que puede cargar con el peso de un protagónico desde “Guardianes de la Galaxia”, logrando que Owen Grady sea un personaje que combina a los dos principales de Jurassic Park, el Dr. Alan Grant e Ian Malcom. Dallas Howard tiene una excelente e interesante evolución del personaje, justificando su cambio de ser una fría empresaria a una aventurada damisela que combate a los dinosaurios… en tacones.  La parte infantil la complementan los dos jóvenes quienes le impregnan a la cinta tensión y aventura, así como una dosis de comedia. El villano interpretado por Vincent D´ Onofrio es bueno, sin embargo, faltó que nos hiciera enojarnos más con él. Quedó a deber, sobre todo después de haberlo visto como “Kingpin” en la serie “Daredevil”.

Respecto al tono de la cinta, logra ser más violenta y a la vez menos tensa que la versión de 1993. Los easter eggs son geniales y a veces fácil de identificar (admitámoslo, todos gritamos al ver las tradicionales Jeeps Wrangler). Una película que hace uso de los clichés como todoblockbuster, pero con un guion inteligente y sobre todo las increíbles escenas de acción de los dinosaurios (atención en la escena final, es épica)

Si bien no explica algunos hechos de la segunda y tercera película, como la Isla Sorna o cómo atraparon a todos los dinosaurios que habían quedado en libertad en la primera cinta, tal parece que lo que quieren es reiniciar la saga sin explorar mucho los antecedentes.

En resumen, Jurassic World logra conmover a aquellos fans de la primera saga. El uso de los efectos visuales no se ve sobre saturada y se agradece la inclusión de los animatronics para esta película. Colin Trevorrow y Steven Spielberg nos entregan una cinta que nos hace sentir de nuevo como niños y gritar de emoción al ver a estos dinosaurios rugir en todo su esplendor. Te hablo a ti, T-Rex.

Comentarios

Comentarios