Por: Josué Olvera Pimentel

El título, es una parte traducida de una canción que ha sobrevivido varios años, llamada “Imagine” de John Lennon, que en nuestra actualidad se podría aplicar fácilmente en casi cualquier parte del mundo; pues por más que quiera imaginar a todo el mundo viviendo la vida en paz, es casi imposible que se logre.

Tijuana actualmente es la ciudad más violenta del país, varios son los factores que han desencadenado la violencia en nuestro municipio, aunque uno de los principales es la fabulosa idea de las autoridades de implementar el famoso Nuevo Sistema de Justicia Penal, pues con el poco conocimiento que se tiene de éste, la mayoría de los delincuentes salen en libertad, sin ningún cargo para volver a hacer sus fechorías y esto pasa por algún fallo penal.

Otro de los factores es la reorganización en el control de territorio de los distintos cárteles de las drogas, pues después de varias décadas dominando territorio mexicano el Cártel de Sinaloa pierde poder, mientras que el de Jalisco Nueva Generación se va apoderando de territorio que antes era controlado por “El Chapo” Guzmán y compañía.

Sabemos que la gran mayoría de los asesinatos es entre bandidos de dichas organizaciones criminales, pero que hay de la muerte de los niños que cimbraron a la ciudad, o que hay del tal “Huevo” (que por cierto sigue prófugo) quien quemó a una mujer y a su niño, estas víctimas ¿también forman parte del crimen organizado?.

Pero el factor más grande o al que yo le atribuyo un gran porcentaje del motivo de la violencia en nuestra ciudad, es el desinterés de las autoridades por solucionar los asesinatos, pues su mayor justificación es “se matan entre ellos” y por eso es que el 95% de los asesinatos están sin resolver y nuestro querido presidente Gastélum demuestra que el cargo le está quedando muy grande.

Si este tipo de violencia no es suficiente, también está la que protagonizamos todos nosotros, pues por ejemplo en el tráfico nunca falta el que mienta madres pues “lleva prisa”, sin importarle lo que su similar haya vivido durante su día; o también están aquellos gandayas, que no les importa cuánto tiempo llevas haciendo fila para “ir al otro lado” ellos llegan y quieren meterse, así por sus huevos, desatando el justificado enojo de quienes respetan el tiempo de los demás y el suyo.

Yo confío en la sociedad tijuanense, sé que somos una ciudad muy noble, estamos por arriba del narcotráfico, de la ineptitud de nuestros gobernantes, por eso es que les pido que todos pongamos nuestro granito de arena, mentar madres mientras manejas no solucionará nada, solo harás que el otro te conteste y puedan ocasionar un accidente fatal, o tu gandaya que te gusta meterte a la fila para cruzar al otro lado, si tienes que llegar a una hora específica a Estados Unidos, sal con tiempo, respeta a los demás, pues hay quienes estamos hartos de tu actitud tan pendeja.

“Puedes decir que soy un soñador, pero no soy el único. Espero que algún día te unas a nosotros, y el mundo será uno solo”.

Comentarios

Comentarios